Informacion del Defensor del Pueblo sobre el censo de las pèrsonas sin hogar

Estimado Sr.:
Esta Institución ha recibido su escrito, que fue registrado con el número arriba indicado al que puede hacer referencia para una correcta identificación de su expediente, en caso de dirigirse de nuevo por el mismo asunto.
El Defensor del Pueblo tiene encomendada, por el artículo 54 de la Constitución y por la Ley Orgánica 3/1981, de 6 de abril, la defensa de los derechos comprendidos en el Título I de la norma suprema y, a tal efecto, supervisa la actuación de las Administraciones públicas para el esclarecimiento de sus actos y resoluciones, a la luz de lo dispuesto en el artículo 103.1 del texto constitucional.
En su escrito plantea una propuesta que fue tratada en la reunión mantenida con ustedes el 14 de julio en esta Institución, relativa a la posible elaboración de un registro de personas sin domicilio para facilitar la concesión de prestaciones sin que se tenga el inconveniente de la falta de empadronamiento.
Si bien es cierto la dificultad de empadronamiento en los casos de personas sin hogar, existe alguna normativa al objeto de que una persona pueda empadronarse y solicitar las prestaciones que le puedan corresponder.
La Ley 7/1985, de 2 de abril, de Bases de Régimen Local, dispone que toda persona que viva en España está obligada a inscribirse en el Padrón del municipio en el que resida habitualmente. Quien viva en varios municipios deberá inscribirse únicamente en el que habite durante más tiempo al año.
El Reglamento de Población y Demarcación Territorial de las Entidades Locales aprobado por el Real Decreto 1690/1986, de 11 de julio, modificado por el Real Decreto 2612/1996, de 20 de diciembre, dispone:
“Artículo 54.- Apartado 3. La inscripción en el padrón municipal de personas que residiendo en el municipio carezcan de domicilio en el mismo sólo se podrá llevar a cabo después de haber puesto el hecho en conocimiento de los servicios sociales competentes en el ámbito geográfico donde esa persona resida.
Artículo 70.- Cuando una persona cambie de residencia deberá solicitar por escrito su alta en el padrón del municipio de destino, el cual, en los diez primeros
1 de 3
SPS-SMH-EAZ
Nº Expediente: 14014737
Paseo de Eduardo Dato, 31 – 28010 Madrid www.defensordelpueblo.es Tel.: (+34) – 91 432 79 00 Fax: (+34) – 91 308 11 58 registro@defensordelpueblo.es
días del mes siguiente, la remitirá al municipio de procedencia, donde se dará de baja en el padrón al vecino trasladado sin más trámite.”
La Resolución de 21 de julio de 1997, de la Subsecretaría del Ministerio de Presidencia, por la que se dispone la publicación de la Resolución de 4 de julio de la Presidenta del Instituto Nacional de Estadística y del Director General de Cooperación Territorial, por la que se dictan instrucciones técnicas a los Ayuntamientos sobre actualización del Padrón municipal, establece:
4. Empadronamiento de marginados
Como se ha indicado en la norma anterior, el Padrón debe reflejar el domicilio donde realmente vive cada vecino del municipio. Siempre que se produzca esa realidad debe hacerse constar en el Padrón. Y de la misma manera que la inscripción padronal es completamente independiente de las controversias jurídico-privadas sobre la titularidad de la vivienda, lo es también de las circunstancias físicas, higiénico-sanitarias o de otra índole que afecten al domicilio. En consecuencia, las infraviviendas (chabolas, caravanas, cuevas, etc., e incluso ausencia total de techo) pueden y deben figurar como domicilios válidos en el Padrón, ya que la realidad es en ocasiones así. Las situaciones más extremas pueden plantear la duda sobre la procedencia o no de su constancia en el Padrón municipal. El criterio que debe presidir esta decisión viene determinado por la posibilidad o imposibilidad de dirigir al empadronado una comunicación al domicilio que figure en su inscripción. En el caso de que sea razonable esperar que esa comunicación llegue a conocimiento del destinatario, se le debe empadronar en esa dirección. La correcta aplicación de este criterio determina, por un lado, que se deba aceptar como domicilio cualquier dirección donde efectivamente vivan los vecinos, y, por otro, que pueda y deba recurrirse a una dirección ficticia en los supuestos en que una persona que carece de techo reside habitualmente en el municipio y sea conocida de los Servicios Sociales correspondientes. Las condiciones que deberían cumplirse para este tipo de empadronamiento son las siguientes:
• Que los Servicios Sociales estén integrados en la estructura orgánica de alguna Administración pública. • Que los responsables de estos Servicios informen sobre la habitualidad de la residencia en el municipio del vecino que se pretende empadronar. • Que los Servicios Sociales indiquen la dirección que debe figurar en la inscripción padronal, y se comprometan a intentar la práctica de la notificación cuando se reciba en esa dirección una comunicación procedente de alguna Administración pública.
En estas condiciones, la dirección del empadronamiento será la que señalen los Servicios Sociales: La dirección del propio servicio, la del albergue municipal, la del punto geográfico concreto donde ese vecino suela pernoctar, etc. Evidentemente, para practicar este tipo de inscripción no es necesario garantizar que la notificación llegará a su destinatario, sino simplemente que es razonable esperar que en un plazo prudencial se le podrá hacer llegar.
2 de 3
SPS-SMH-EAZ
Nº Expediente: 14014737
Paseo de Eduardo Dato, 31 – 28010 Madrid www.defensordelpueblo.es Tel.: (+34) – 91 432 79 00 Fax: (+34) – 91 308 11 58 registro@defensordelpueblo.es
Como ejemplo orientativo se puede imaginar el supuesto de una notificación enviada por la Oficina del Censo Electoral. La circunstancia de que una persona carezca de techo no debe privarle de su derecho de sufragio, para lo cual es requisito imprescindible que esté inscrita en el Padrón municipal. Si los Servicios Sociales del municipio consideran razonable poder hacerle llegar la tarjeta electoral, se debe inscribir en el Padrón a ese vecino bien en la dirección donde se espera que él reciba directamente la notificación, o bien en la dirección donde los Servicios Sociales la reciban para intentar transmitírsela al empadronado. Y, naturalmente, cuantas referencias se hacen a los Servicios Sociales son directamente aplicables a cualquier otro Servicio municipal que pudiera cumplir este mismo cometido.
Así pues, para conseguir el empadronamiento, la persona deberá ponerse de nuevo en contacto con los Servicios Sociales de su Ayuntamiento para explicarles cuál es su situación y los problemas que tiene para empadronarse. Una vez que se obtenga el informe de los Servicios Sociales, podrá solicitar al Ayuntamiento su empadronamiento.
Si desde esa Asociación se tuviera conocimiento de algún Ayuntamiento en particular que dificulte esta puesta en práctica en el proceso de empadronamiento, y si lo estima oportuno, puede comunicarlo a esta Institución para que valore el inicio de las actuaciones correspondientes. No obstante, con carácter general, se ha solicitado la colaboración de la Federación Española de Municipios y Provincias para que recuerde a las entidades locales la vigencia de las instrucciones que se han transcrito.
Por otra parte, adjunta a su escrito diversa documentación proponiendo medidas para paliar, en lo posible, las situaciones de dificultad en las que se encuentran muchas familias. Esta Institución, tal y como se le manifestó en la reunión mantenida, es consciente de la difícil situación actual, y viene realizando varias actuaciones para garantizar los derechos de las personas más vulnerables con relación a las herramientas existentes de protección social, como el seguimiento que realiza con las rentas mínimas de inserción de las comunidades autónomas o las ayudas de emergencia que conceden los Ayuntamientos.
Se agradecen sus consideraciones y sugerencias, sin duda muy estimables, que no se dejarán de tener en cuenta y que animan a esta Institución a perseverar en el empeño de trabajar en esta línea.
Le saluda muy atentamente,
Concepció Ferrer i Casals Adjunta Segunda del Defensor del Pueblo
El presente documento es una copia fiel de un documento sellado electrónicamente mediante un certificado emitido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre para

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*